feed

COMO SE MIDE LA VIDA


La vida no se mide anotando puntos (como en un juego). La vida no se mide por el número de amigos que tienes, ni por cómo te aceptan los otros. No se mide según los planes que tienes para el fin de semana o por si te quedas en casa sólo. No se mide según con quién sales, con quién solías salir, ni por el número de personas con quienes has salido, ni por si no has salido nunca con nadie. No se mide por las personas que has besado. No se mide por la fama de tu familia, por el dinero que tienes, por la marca de coche que manejas, ni por el lugar donde estudias o trabajas. No se mide ni por lo guapo ni por lo feo que eres, por la marca de ropa que llevas, ni por los zapatos, ni por el tipo que música que te gusta. La vida simplemente no es nada de eso.
La vida se mide según a quién amas y según a quién dañas. Se mide según la felicidad o la tristeza que proporcionas a otros. Se mide por los compromisos que cumples y las confianzas que traicionas. Se trata de la amistad, la cual puede usarse como algo sagrado o como un arma. Se trata de lo que se dice y lo que se hace y lo que se quiere decir o hacer, sea dañino o benéfico. Se trata de los juicios que formulas, por qué los formulas y a quién o contra quién los comentas. Se trata de a quién no le haces caso o ignoras adrede. Se trata de los celos, del miedo, de la ignorancia y de la venganza. Se trata del amor, el respeto o el odio que llevas dentro de ti, de cómo lo cultivas y de cómo lo riegas. Pero por la mayor parte, se trata de sí usas la vida para alimentar el corazón de otros. Tú y solo tú escoges la manera en que vas a afectar a otros y esas decisiones son de lo que se trata la vida. 
Hacer un amigo es una Gracia.
Tener un amigo es un Don. 
Conservar un amigo es una Virtud. 
Ser un amigo es un Honor.

The Rocket Man entre Bradbury y Elton John



El hombre ilustrado es un libro editado en 1951 que consta de dieciocho cuentos de ciencia ficción de Ray Bradbury que explora la naturaleza de la humanidad. Un tema recurrente a lo largo de los dieciocho relatos es el conflicto de la mecánica en frío de la tecnología y la psicología de la gente. Fue nominado para el Premio Internacional de Fantasía en 1952. 
Las historias no relacionadas están unidas por el dispositivo marco de "El hombre ilustrado", un vagabundo con un tatuado cuerpo que se reúne con el que el narrador sin nombre autor de los relatos. Los tatuajes del hombre, supuestamente creados por una mujer viajera en el tiempo, cobran vida cada noche y cada uno cuenta una historia diferente.

En el cuento "The Rocket Man" (El hombre del cohete o el Astronauta) Se habla de una época donde los astronautas son pocos en número, por lo que trabajan de forma constante por un muy buen pago. Uno de estos astronauta en particular sale al espacio durante tres meses a la vez, para sólo volver a la tierra durante tres días consecutivos y así pasar tiempo con su esposa e hijo. La historia es contada desde la perspectiva del hijo, que tiene la idea de algún día también ser astronauta. Hablando con su padre, el hijo aprende de la constante batalla que enfrenta con el anhelo de las estrellas y a su vez los deseos de estar en su casa más que en el espacio. A pesar de esto, en varias ocasiones ha intentado quedarse en casa con su familia al darse cuenta que su ausencia constante casi ha destruido a su esposa. El final de la historia no lo he de contar para que usted visite la siguiente página y lo lea. Se trata sin duda de una traslación de los conflictos que en la época (1951) sumían a los padres de clase trabajadora en los Estados Unidos.
Aquí lo puedes leer junto con el resto del libro. 

Por otro lado en el año 1972 el músico Elton John estrena una canción titulada Rocket Man que justamente toma la historia original de Ray Bradboury y la musicaliza , pero en este caso desde el punto de vista del padre astronauta.
El tema ha sido un éxito desde el día de su publicación, pero pocos conocen el nexo entre un cuento y su versión musical.

LETRA 'ROCKET MAN (EN ESPAÑOL)'

Ella empacó mis maletas anoche antes del vuelo,
Hora cero, 9 a.m.,
Y voy a andar alto como una nube entonces,
Extraño tanto la Tierra, extraño a mi esposa,
Es muy solitario el espacio allá afuera,
En un vuelo tan eterno…

Y creo que transcurrirá mucho, mucho tiempo,
Hasta que el aterrizaje me traiga para encontrar…
Que no soy el hombre que ellos creen en casa,
Oh, no, no, no, soy un astronauta,
Astronauta, quemando su mecha aquí solo.

Marte no es un tipo de lugar para mantener a tus hijos,
En realidad es tan frío como el infierno,
Y no hay nadie ahí para mantenerlos,
Y toda la ciencia que no entiendo,
Es mi trabajo cinco días a la semana,
Un astronauta…

Y creo que transcurrirá mucho, mucho tiempo…

El Fu Manchú de los argentinos


 
Fu Manchú es un personaje de ficción creado por el escritor de novelas policíacas y de misterio Sax Rohmer, que hizo su aparición en 1913. Es un villano chino que odia la civilización occidental y a la raza blanca. En todas las novelas en las que aparece es perseguido, derrotado y sus planes son desbaratados por el investigador inglés Sir Denis Nayland Smith, junto a su acompañante, el doctor Petrie.
El personaje ha sido representado desde entonces en numerosas ocasiones en el cine, la televisión, la radio, y las historietas, convirtiéndose en el arquetipo del malvado genio criminal y del villano oriental.
Pero el por nosotros mejor conocido era David Tobias "Theodore" Bamberg (Derby, Inglaterra, Reino Unido, 19 de febrero de 1904-Buenos Aires, Argentina, 19 de agosto de 1974), ilusionista británico conocido bajo el pseudónimo de "Fú-Manchú".
Era el mayor de los hijos del ilusionista holandés Tobias "Theo" Leendert Bamberg (1875 – 1963) apodado artísticamente Okyto y de esposa Lillian Poole. Se quedó con su abuelo durante un año, pero se reunió con su padre cuando éste cumplió los contratos que había pospuesto en Rusia tiempo antes de nacer David.

David hizo su primer truco en público cuando tenía cinco años de edad en una reunión de la Sociedad Estadounidense de Magos. Él hizo un truco de cartas pidiendo al presidente de la organización, el mago Harry Houdini para que le asistiera. Más tarde, contaría esta anécdota diciendo que pocos magos podrían decir que habían tenido a un mago famoso como asistente.

A los 13 años de edad, David se dio a conocer bajo el nombre de Syko el Psíquico, mientras trabajaba con el telepático Julius Zancig y su esposa Agnes Zancig. Completó su educación en Estados Unidos y se fue a Inglaterra para continuar sus estudios de magia profesional.

En 1921, regresó a Estados Unidos y apareció en varios actos mágicos. Trabajó como asistente del Profesor Seward que era un astrólogo de Atlantic City. Conoció a Hilda Seagle en uno de los actos de telepatía del matrimonio Zancig, con quien se casó el 2 de noviembre de 1923. Después de trabajar en clubes nocturnos durante la época de la Prohibición, David volvió al extranjero para perseguir el éxito. Haría una gira por Europa y trabajó junto a su padre, en la que David aprendió a realizar las llamadas sombras chinescas que utilizaría en algunas de sus presentaciones. Fue a través de Ottokar Fischer, en Viena, que David se reunió con el ilusionista apodado Gran Raymond quien le pidió ser su asistente para su gira por América del Sur a la que también asistiría un mecánico alemán sugerido por el Wierner Magic Club llamado Edmund Spreer. Cuando Raymond finalizó su gira suramericana, David y su esposa se quedaron. Trató de trabajar con su acto de sombras, pero fue en vano. Luego se enteró de que el mago Harlan Tarbell ofrecía cursos de magia. Como David no podía pagar nada, le enviaron las lecciones gratis. Con esas lecciones construyó un acto de magia propio.

Con el advenimiento del cine sonoro, los espectáculos de variedades fueron afectados. En 1928, David Bamberg se encontraba en Argentina tratando de llenar las fechas en que el ilusionista Dante llevó su espectáculo a Buenos Aires. De 120 actuaciones, Dante llenó el teatro Casino, algo que impresionó a un ejecutivo de distribución de películas llamado Walter Gaulke que vio las ganancias que podían obtenerse en espctáculos de magia. Por casualidad, vio a David Bamberg colgando alrededor del teatro y le preguntó si podía hacer un espectáculo como el del Ilusionista Dante. David estuvo de acuerdo.

Con el respaldo de Gaulke, David inició su carrera profesional usando el apodo de Fu-Manchú. Su espectáculo fue un éxito desde el principio. Con el tiempo sus producciones se convirtieron en el espectáculo más extravagante y excepcional en el mundo. David usó su nuevo apodo en América del Sur y América Central, las Indias Occidentales, Marruecos Español, Portugal y España. Sin embargo, en marzo de 1937, cuando regresó a Estados Unidos, tuvo que cambiar su pseudónimo para evitar una demanda, por ser el nombre de su personaje igual al creado por el novelista inglés Sax Rohmer. Allí se apodó Fu Chan, cuando actuó en el Teatro Cervantes de Nueva York.

Fu-Manchú era reconocido por todo el mundo por su espectáculo "Bazar de magia", que realizaba junto a actores, acróbatas y magos conocidos internacionalmente. El acto consistía en representación de una tienda de magia, en la que un comprador solicitaba varios efectos mágicos, que eran realizados por Fu-Manchú. El nombre del espectáculo se basó en una tienda de magia Argentina llamada "El bazar Yankee".

Pero volviendo a Bamberg, éste fue contratado para actuar en seis películas en México en la década de los 40. Tuvo notable éxito en las primeras, que fueron objeto de buenas críticas; en algunas incluso realizaba juegos de magia. Por otra parte, las últimas películas fueron un desastre comercial; las malas críticas que recibió le obligaron a retirarse del arte del cine.

Se retiró de los escenarios a mediados de los 60. A partir de entonces, se dedicó plenamente a transmitir sus conocimientos mágicos a través de un club de magia a donde asistían magos nacionales y extranjeros, y en el que él era presidente. Murió el 19 de agosto de 1974.
Wikipedia.

Los aventureros y el tema Leticia



Título original: Les Aventuriers (1967)

Dirigida por Robert Enrico; con Alain Delon, Lino Ventura, Joanna Shimkus y Serge Reggiani

Un clásico film de culto. Tres amigos de espíritu aventurero; Manu, Roland y Laetitia, parten al Congo en busca de un avión hundido con un tesoro oculto, y son perseguidos por un grupo de mercenarios que también van en busca del mismo.

Pero más allá de la cruda sinopsis argumental lo que desprende esta película es una dulce melancolía por una forma de hacer, entender y disfrutar el cine que ya se ha perdido casi completamente.

Cine puro de aventuras sin mayores efectos especiales que el de la amistad, el amor y el compañerismo. Una película inmensamente popular en su momento y que marcó una época, magistralmente interpretada por la insuperable dupla de Alain Delon y Lino Ventura, ambos en su mejor momento, más el aporte de una exquisita Joanna Shimkus en el especial papel de Laetitia, personaje del cual se enamorara toda una generación.
Tal vez las imágenes del sepelio en el mar haya sido un hallazgo equiparable al tema musical dedicado al personaje Leticia.
Aquí la letra y más abajo la grabación interpretada por Alain Delon.
Que lo disfruten.

Leticia

Leticia, yo no sabía
que tu eras todas para mi
Un pájaro cantaba muy cerca de mi
mas yo no lo sabía
y tu vivías inocente, efímera
Tu que hacías nuestras primaveras de quimera
Leticia, yo no sabía
que la vida era nada sin ti
el frágil pájaro un dia se cayó
la muerte no lo devolvió
y tu reposas en el azul dela mar
tu que coloreabas de azul nuestras quimeras
Un pájaro cantaba muy cerca de mi
jamás el regresará
Leticia, no yo no sabía
que estaba enamorado de ti


Idea de Cantares http://cantares-ana.blogspot.com.ar/

WALL STREET Y LOS MONOS


Una vez llegó al pueblo un señor, bien vestido, se instaló en el único hotel que había, y puso un aviso en la única página del periódico local, que está dispuesto a comprar cada mono que le traigan por $10.
Los campesinos, que sabían que el bosque estaba lleno de monos, salieron corriendo a cazar monos.
El hombre compró, como había prometido en el aviso, los cientos de monos que le trajeron a $10 cada uno sin chistar.
Pero, como ya quedaban muy pocos monos en el bosque, y era difícil cazarlos, los campesinos perdieron interés, entonces el hombre ofreció $20 por cada mono, y los campesinos corrieron otra vez al bosque.
Nuevamente, fueron mermando los monos, y el hombre elevó la oferta a $25, y los campesinos volvieron al bosque, cazando los pocos monos que quedaban, hasta que ya era casi imposible encontrar uno.
Llegado a este punto, el hombre ofreció $50 por cada mono, pero, como tenia negocios que atender en la ciudad, dejaría a cargo de su ayudante el negocio de la compra de monos.
Una vez que viajó el hombre a la ciudad, su ayudante se dirigió a los campesinos diciéndoles:
Fíjense en esta jaula llena de miles de monos que mi jefe compró para su colección.
Yo les ofrezco venderles a ustedes los monos por $35, y cuando el jefe regrese de la ciudad, se los venden por $50 cada uno.
Los campesinos juntaron todos sus ahorros y compraron los miles de monos que había en la gran jaula, y esperaron el regreso del 'jefe'.
Desde ese día, no volvieron a ver ni al ayudante ni al jefe. Lo único que vieron fue la jaula llena de monos que compraron con sus ahorros de toda la vida.
Ahora sí tienen ustedes una noción bien clara de cómo funciona el Mercado de Valores !!!.

Sexo de Hospital


- Anoche debí acostarme con un anestesista.
- ¿Por qué? Preguntan las otras.
- Porque no sentí nada, nada, pero nada de nada...
- Pues yo debí acostarme con el Director.
- ¿Por qué?
- Daba órdenes y órdenes, y todo el trabajo lo tuve que hacer yo.
- ¡¡ Jah!!! el mío debió ser un médico residente. Se la pasaba preguntando,¿Va todo bien?, ¿Lo estoy haciendo bien? ¿Es así como se hace?
Todas miraron a la restante , que estaba con cara de felicidad y le preguntan...
- ¿Y vos con quien te acostaste?
- PUES YO CREO QUE ME TOCÓ EL TÉCNICO RADIOLOGO. UNA MARAVILLA, ME LO HIZO EN ANTERIOR, POSTERIOR, LATERAL, AMBAS OBLICUAS Y SOBRE TODO EN PLANO AXIAL .Y CUANDO TERMINÓ ME DIJO: "QUE MACANA, TE MOVISTE... HAY QUE REPETIR TODO DE NUEVO."

Canada dry


Sé que me acordaré de un cielo raso
donde las manchas de humedad eran un gato, un número, una mano cortada.

Sé que me acordaré del ruido
de un water en alguna habitación lejana del hotel,
su triste catarata de bolsillo, su inevitable recurrencia.

Chacun ses madeleines, chacun ses Albertines.

Serás por siempre imán de imágenes,
las más turbias y vanas me traerás con el gesto
que en la caliente oscuridad del cuarto
era encender los cigarrillos del hartazgo,
ver asomar nuestros desnudos cuerpos flanco a flanco,
las más pequeñas turbias cosas,
una uña lastimada que te dolía tanto, el triste
rito de ir a lavarte y regresar, las servidumbres.

Tan sólo compartimos los bares y las calles
antes de amarnos contra tres espejos:
¿qué más podría darme tu recuerdo?

Pero yo sé guardar y usar lo triste y lo barato
en el mismo bolsillo donde llevo esa vida
que ilustrará las biografías. Ve, pequeño fantasma,
el baño está ahí al lado,
yo fumaré esperándote,
empezaremos otra vez. El cielo raso
dibuja un gato, un número, una mano cortada.
Julio Cotázar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
UA-15341775-1