feed

Corrientes y Esmeralda / Poema


CORRIENTES Y ESMERALDA
(Celedonio Esteban Flores,1934)

Amainaron guapos junto a tus ochavas
Cuando un cajetilla los calzó de cross
Y te dieron lustre las patotas bravas
Allá por el año...novecientos dos....

Esquina porteña tu rante canguela
Se hace una melange de caña, gin fizz
Pase inglés y monte, bacará y quiniela
Curdelas de grapa y locas de pris.

El “Odeón” se manda la real academia,
Rebotando en tangos el viejo “Pigall”
Y se juega el resto la doliente anemia
Que espera el tranvía para su arrabal.

De Esmeralda al norte, del lao del Retiro,
Franchutas papusas caen a la oración
A ligarse un viaje, si se pone a tiro
Gambeteando el lente que tira el botón.

En tu esquina un día, Milonguita, aquella
Papirusa criolla que linning cantó,
Llevando un atado de ropa plebeya
Al hombre tragedia tal vez encontró.

Te glosa en poemas Carlos de la Púa
Y el pobre Contursi fue tu amigo fiel...
En tu esquina rea, cualquier cacatúa
Sueña con la pinta de Carlos Gardel.

Esquina porteña este milonguero
te ofrece su afecto más hondo y cordial.
Cuando con la vida esté cero a cero
Te prometo el verso más rante y canero
Para hacer el tango que te haga inmortal.





Si compara la letra con la que en definitiva llegó a las garganta de los cantantes notará algunos "olvidos" y traducciones para facilitar la llegada a quienes no lograban entender el lunfardo en su totalidad.

El de más arriba es el poema para ese tango carismático y marcador de toda una época. Se hizo en homenaje a la Corrientes angosta (en 1934 se terminó su ensanche) Tiene anécdotas interesantes como la de Carlos Gardel, que lo cantó “cualquier cacatúa sueña con la pinta de Charles Boyer”(actor francés de moda)...Claro no podía cantar “con la pinta de Carlos Gardel”.
Hay viñetas de época muy interesantes y, sin pecar de gran conocedor, las “franchutas papusas” eran las coperas y prostitutas, que venían de Montparnasse (Paris) mayoritariamente, por entonces y que trabajaban en los peringundines del bajo (“esmeralda al norte”) y conseguían clientes en la calle mientras el policía miraba para otro lado (“gambeteando el lente que tira el botón”) al caer la oración” es al atardecer, cuando comenzaban a trabajar.
El cajetilla que “calza de cross” era Jorge Newbery que aprendió a boxear en Europa y peleaba a los puños con los guapos.
Hay mucho más, por supuesto. El “Odeón” era el teatro que representaba obras españolas (“el Odeón se manda la real academia”) y estaba (alguno de nosotros pudo llegar a verlo) en la esquina sudeste. Mientras, enfrente, el “Pigalle”se dedicaba al tango y otras cosas.”Y se juega el resto la doliente anemia”, se refiere al noctámbulo jugador, bebedor, etc. que después de la juerga quedaba pálido de cansancio y de frío y volvía a “extramuros” en tranvía. 
Para mi manera de ver las cosas, una maravillosa pintura de época.


Arrevoire.
Gracias David Gleiser

2 comentarios:

Publicar un comentario

Su comentario será leído y moderado en cuanto encuentre mis lentes. Muchas gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
UA-15341775-1