feed

Pepe Iglesias "El zorro"

Me recuerdo devorando las tardes televisivas de mi infancia cuando el televisor a válvulas se alimentaba tras el zumbido constante del estabilizador y las lámparas se tomaban un tiempo eterno en calentar un funcionamiento en blanco y negro con miles de tonos en gris. La sencilla vida o el humor infantil, hacían explosiones repetitivas de risa alimentada por el humor que ,desde ya viejas películas, nos llegaba por el "Eter" hasta nuestro hogar. Entre ellos un personaje que con su dominio para efectuar las más diversas voces o silbar los más complejos ritmos encantaba a algunos y encolerizaba a otros más exquisitos.
Su nombre: José Ángel Iglesias Sánchez, conocido artísticamente como Pepe Iglesias <<El Zorro>> (Buenos Aires, 11 de febrero de 1915 - Santiago de Chile, 4 de marzo de 1991). Fue un humorista argentino que, si bien desarrolló gran parte de su carrera en su país natal, también estuvo afincado temporalmente en Chile y España.
Hijo de inmigrantes españoles, tras desarrollar su carrera artística en su Argentina natal, donde interviene en una decena de películas y colabora en programas de radio, se instala en España el 2 de mayo de 1952 y poco después debuta ante el público español a través de una emisora de radio
Un año más tarde debuta en el cine español con la película ¡Qué loco!, de Ramón Torrado, junto a Pepe Isbert y Emma Penella.
Seguidamente es fichado por la Cadena SER y se convierte en una de las estrellas radiofónicas más cotizadas en España. Dotado de una asombrosa capacidad para interpretar a diferentes voces, atribuidas a diferentes personajes, como Don Tapadera y el Finado Fernández, que fue uno de los más populares, todos ellos conviviendo en un imaginario Hotel la Sola Cama (donde hay bronca toda la semana). Asímismo, ejecutaba melodías con un silbido extraordinariamente brillante. Iglesias, bajo el apodo de El Zorro, pasó a ser uno de los cómicos por excelencia de la España de los años cincuenta.
Sus coletillas pronto pasaron al lenguaje cotidiano y era habitual escuchar frases que hizo famosas como Seré bereve... en lugar de seré breve; está loca la pelota, ¡Ay que risibilidad me dan las cosas risibles! o del Finado Fernández nunca más se supo. Como famosa se hizo la sintonía con la que comenzaban sus programas: Yo soy “El Zorro”, zorro, zorrito, para mayores y pequeñitos; yo soy El Zorro, señoras, señores, de mil amores, voy a empezar, seguida de una de sus características melodías silbadas.
Con la llegada de la televisión a España, probó suerte en el nuevo medio (Gran Parada). Sin embargo, su forma de hacer reír, eminentemente lingüística no superó la adaptación a los nuevos tiempos.
Regresó entonces a Argentina y poco a poco fue espaciando sus espectáculos hasta su retirada definitiva.
Como un último aliento histriónico, reapareció en 1988 en un programa radial que ideara para ayudar a los actores que sufrían la misma circunstancia de desocupación que él, "Dándonos la mano", de lunes a viernes de 9.30 a 10.30 por Radio América.
"Con ésto sólo pretendo darle una mano a todos aquellos que la están necesitando; siempre sentí la necesidad de hacer algo así, como una retribución por todo lo que he recibido en mi vida." (Clarín, 05/08/1988.)

"Yo creo que no hay mayor felicidad que la de trabajar, aunque no cobre un peso. Los actores nacimos para estar en contacto con el público y sin ese contacto nos vamos muriendo de a poco. Necesitamos un poquito del calor del aplauso".

Vaya mi homenaje por haber marcado mi infancia con una sonrisa.


Sitio oficial 
www.pepeiglesiaselzorro.com.ar








Arrevoire

5 comentarios:

Publicar un comentario

Su comentario será leído y moderado en cuanto encuentre mis lentes. Muchas gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
UA-15341775-1