feed

Víctor Hugo Díaz / El bocón que tocaba como los dioses


Hay instrumentos musicales que siempre parecen ser los más fáciles de ejecutar. No hablemos de Toc-toc, triángulos o tonetes, hablemos de las armónicas, esos instrumentos de origen europeo que alegraron nuestras infancias y nos dieron esa errada imagen de facilidad.
Ejecutar con maestría la armónica es una de las artes que menos exponentes tiene, aunque los que existen son maravillosamente admirados. Hoy, gracias a Wikipedia, quiero acercarles a uno de quienes yo he admirado.
Víctor Hugo Díaz, o Hugo Diaz como era su nombre artístico, fue un músico Argentino intérprete de armónica, cultor de la música de raíz folklórica, del tango, y del jazz. Nació el 16 de agosto de 1927 en Santiago del Estero, Argentina y murió el 23 de octubre de 1977 en Buenos Aires, Argentina. De formación intuitiva, tocaba también violín, piano y contrabajo. Se inició en la radio de su provincia natal en 1936, y a los veinte años integró como bajista una banda de jazz.
En 1946, por intercesión de Félix Pérez Cardozo debutó en la peña Achalay Huasi de Buenos Aires. En 1949 formó su primer conjunto, integrado por su esposa Victoria Cura como cantante; su cuñado, el percusionista Domingo Cura; y los guitarristas José Jerez, Julio Carrizo y Nelson Murúa, presentándose en Radio Belgrano de Buenos Aires. Fue uno de los primeros artistas populares que actuó en la televisión argentina. En su primer disco, para el sello TK, registró el célebre tema Pájaro Campana.
En 1953, cuando conoció en Bélgica a sus pares Toots Thielemans y Larry Adler, ya era considerado uno de los mejores intérpretes de armónica del mundo.
Viajó más tarde a los Estados Unidos, donde tuvo ocasión de tocar junto a Luis Armstrong y Oscar Peterson. A partir de su presentación en Leverkusen, Alemania, contó con el apoyo de la casa Hohner, fabricante de las armónicas que utilizaba. De sus innumerables giras, deben destacarse sus actuaciones en La Scala de Milán junto a los cantantes líricos Renata Tebaldi y Mario Del Mónaco; y en Medio Oriente y Japón.Grabó en España con Waldo de los Ríos. Una de las más recordadas formaciones de su conjunto reunía a: Domingo Cura en percusión, Mariano Tito en vibráfono, Kelo Palacios en guitarra, Eduardo Lagos y Osvaldo Berlingieri en piano, Oscar Alem en bajo, y Eduardo Ávila en quena.(Disco "Mi armónica y yo" RCA.)
Dotado de sensibilidad y talento excepcionales, fue notable su capacidad de improvisación y de incorporar efectos "percusivos" en la ejecución de su instrumento, que aumentaron las posibilidades expresivas del mismo. Entre sus obras se destacan Zamba del ángel con letra de Ariel Petrocelli; No la hallo, chacarera, con Oscar Liza y los instrumentales: El perro, gato. Zamba mia y Zamba de los cuatro vientos.
Les dejo tres ejemplos para disfrutar. Folclore, Tango y Jazz.
Espero que les gusten.

Flor de Chacarera


El Porteñito (no se engañe, no hay ningún bandoneón en el tema, es él y su armónica)


Blue Moon

4 comentarios:

Publicar un comentario

Su comentario será leído y moderado en cuanto encuentre mis lentes. Muchas gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
UA-15341775-1